Ideas y tendencias de decoración en el hogar

Empapelar

¿Qué cuesta más trabajo, empapelar o pintar?

Cuando nos mudamos de piso o casa, lo primero que pensamos, antes de ponernos a amueblar o redecorar es: ¿Qué hacemos con las paredes? Normalmente, es necesario dar una capa de pintura o arreglarlas un poco por cuestión de limpieza y de personalizar nuestro hogar. Pero también pensamos en el papel pintado, ya que hoy en día hay estampados de todo tipo y es también una buena opción.

Papel pintado estampado salón

 

En la creencia general está muy enraizado que empapelar la casa es muy trabajoso y difícil, pero no os creáis. En realidad, si tienes ciertos aspectos a tener en cuenta, es bastante más rápido y menos cansado que pintar.

Papel pintado bonito cocina

La primera clave es preparar bien la pared, la base. Para ello, hay que retirar los restos de papel pintado que queden, remojándolos con agua (usa el pulverizador), con vapor de agua o usando un cepillo de encolar, y, acto seguido, lo rascas con una espátula ancha. Cuando pintamos, también hay que preparar bien la pared, arreglar los desperfectos con masilla o emplaste, lijar hasta que quede liso… en este caso, el tiempo y el esfuerzo es similar.

En este vídeo de WALLCOVER nos explican cómo quitar papel pintado de la pared.

Ahora llega el momento de empapelar. Puedes elegir papel pintado estampado, de fiebra gruesa o de tejido-no tejido (TNT). Este último es muy rápido, ya que casi no tiene tiempo de reposo una vez aplicado el encolado. Es muy importante preparar bien el adhesivo que vamos a utilizar para empapelar. Os recomendamos visionar este tutorial donde nos explican cómo hacerlo:

En este otro vídeo vemos todo el proceso de empapelado con papel TNT. Desde el primer paso, la preparación de la cola, pasando por el el segundo paso, que es pegar las tiras de papel en la pared. Lo más complicado, en este caso, es hacer que case bien el dibujo del estampado, pero dependerá del tipo de dibujo. El tercer paso es apretar para eliminar las burbujas de aire que hayan podido quedar, llevándolas hacia los extremos. El cuarto paso es cortar con un cuter o cuchillo afilado lo que sobre de papel a la altura del techo y del suelo.

Os recomendamos que lo visionéis para que no os quede ninguna duda:

Este proceso, si lo comparamos con la pintura, creemos que es igual de trabajoso. Pensar que hay que cubrir suelos y muebles con plásticos, utilizar cinta de carrocero para marcos de puertas y ventanas, aplicar varias capas de pintura para que quede todo bien cubierto y uniforme… puede parecer más sencillo de hacer, pero cuesta tanto trabajo o más que empapelar.

En definitiva, teniendo en cuenta que la cantidad de tiempo y esfuerzo es similar, nos quedamos con el papel pintado por las posibilidades decorativas que ofrece. Hay miles de estampados que puedes elegir y es más duradero.