Tener un piso o una casa también implica mantenerla, cuidarla y repararla. Si la casa y los electrodomésticos son nuevos, lo más normal es que durante los primeros años no tengáis ninguna avería ni ningún problema. Sin embargo, según nuestra experiencia, a partir de los 5 años o incluso antes, dependiendo de la calidad de los materiales de construcción y del equipamiento, empiezan a aparecer las averías y los problemas en el hogar. A continuación os vamos a hablar de las averías más comunes en una casa o piso con las que seguramente tendremos que lidiar nosotros mismos o llamar a un profesional para que lo solucione lo antes posible.

DAÑOS ELÉCTRICOS EN ELECTRODOMÉSTICOS

averías comunes en casa, daños eléctricos en electrodomésticos

Sin duda alguna, los electrodomésticos son la principal fuente de averías en un hogar. Lo más normal es que se traten de daños eléctricos en electrodomésticos, especialmente en calentadores, lavadoras, frigoríficos, vitrocerámicas, aparatos de aire acondicionado, radiadores eléctricos, etc., ya que sufren mucho el desgaste. No penséis que es mejor comprar uno nuevo que arreglarlo, ya que no siempre es así. Antes de tomar esa decisión, poneos en contacto con especialistas en la reparación de daños eléctricos como Sejescar o con vuestra aseguradora para que tramite la reparación.

CORTES DE LUZ

averías comunes en casa, corte de luz

Los fallos eléctricos o los cortes de luz son también una avería bastante habitual. Las causas más comunes son fallos en los enchufes o tomas de corriente, así que hay que llamar un especialista para arreglarlo si no nos vemos capaces. A veces, simplemente se inhabilita el interruptor de control de potencia, lo que normalmente llamamos “saltar los plomos”, porque hemos enchufado demasiados aparatos eléctricos a la corriente y nos hemos pasado del límite de potencia eléctrica. Para ello, hay que desenchufar algún aparato, ir al cuadro eléctrico y volver a subir el interruptor o los interruptores que han quedado inhabilitados.

TUBERÍAS ROTAS

averías comunes en casa, tubería rota

Si nos hemos quedado sin agua en casa o sufrimos una inundación es que, seguramente, se haya roto alguna tubería. Por desgracia, es una de las avería más comunes y, lo primero que hay que saber es si la tubería es de nuestro hogar o de la comunidad para saber qué seguro va a cubrir la reparación. Dependiendo de dónde esté situada la tubería rota, puede ser algo costosa de reparar. A veces basta con reparar el escape en la tubería y, a veces, es necesario sustituir toda la tubería.

BAÑOS, DESAGÜES Y TUBERÍAS ATASCADAS

averías comunes en casa, tubería atascada

Sin duda, que se nos atasquen los baños, los desagües y las tuberías es otra de las averías estrella en casa y son muy molestas, ya que el retrete, el lavamanos o el fregadero pueden quedar inhabilitados e incluso se nos pueden inundar el baño o la cocina. También en ese caso hay que detectar si se trata de un atasco en nuestro piso o es a nivel comunitario o de alcantarillado. Normalmente las causas son atascos por acumulación de toallitas húmedas o bolas de papel higiénico, aunque también puede deberse a atascos por la acumulación de cabellos largos enredados. La reparación es desatascar aquello que esté bloqueado, ya sea el baño, el desagüe o el sistema de alcantarillado, y si no es accesible, es mejor llamar a un servicio de fontanería.

CALDERAS ESTROPEADAS

averías comunes en casa, caldera

Otra de las averías en casa que puede fastidiarnos bien, especialmente en pleno invierno, es que se estropee la caldera, ya que nos quedamos sin calefacción y sin agua caliente. No es de las más comunes, ya que las calderas tienen un buen mantenimiento mediante revisiones periódicas obligatorias, sin embargo, hay que tenerlas en cuentas. Normalmente son averías en la bomba o una rotura en la válvula de seguridad, para ello, hay que llamar al servicio técnico.

 

Estas son sólo algunas de las averías más comunes, pero suelen haber más problemas en casa, como goteras, humedades, roturas de persianas, reparación de cerraduras, recambios de cisternas… Esperamos que nada de eso ocurra en vuestros hogares, pero si es así, no dudéis en llamar a profesionales para que la reparación sea rápida y para no ocasionar daños mayores.